NUEVAS HERRAMIENTAS PARA DETECTAR Y MONITORIZAR LA FLORACIÓN DE ALGAS NOCIVAS.

Un equipo del Instituto de Ciencias Marinas (ICMAN-CSIC) de Andalucía, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha logrado desarrollar una serie de herramientas digitales con el objetivo de detectar remotamente y monitorear en tiempo real la floración de algas marinas nocivas. Estas herramientas se basaron en las imágenes captadas por los satélites Sentinel-2 y Sentinel-3, lanzados por la Agencia Espacial Europea (ESA), que cuentan con sensores ópticos capaces de caracterizar los reflejos del agua a numerosas longitudes de onda, incluyendo bandas en el rojo cercano que permiten detectar un tipo específico de microalgas, el dinoflagelado Lingulodinium polyedra.

Gracias a las imágenes satelitales, a las cuales se aplicó el Índice Normalizado De Diferencia De Clorofila, el equipo del ICMAN-CSIC logró identificar las floraciones de este dinoflagelado a una resolución espacial de 300 y 10 metros, en el Golfo de Cádiz. Esta es la primera vez que se prueba la efectividad de este Índice. La investigación también buscó implementar algoritmos de calidad del agua en las zonas costeras de Cádiz y Huelva, recabando valiosa información para la Directiva Marco de la Estrategia Marina de la Unión Europea. El estudio, en el que también participaron el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria (IFAPA) de Agua del Pino y el Laboratorio de Control de Calidad de los Recursos Pesqueros (AGAPA), se desarrolla en el marco del programa europeo Copernicus, liderado por la Comisión Europea en colaboración con la ESA.

“Las metodologías desarrolladas se pueden transferir a administraciones y empresas, como también a diversos usuarios finales que incluyen responsables de la política marina, agencias ambientales, científicos y el sector industrial marítimo. Estas herramientas, por lo tanto, podrán ser usadas en el futuro para gestionar este tipo de eventos con mayor eficacia, rapidez, y conocimiento por parte de las administraciones regionales competentes en la gestión de la costa. Su implementación dentro de los planes de alerta temprana de floraciones de algas nocivas dará soporte a la toma de decisiones por parte de los gestores y representantes públicos”, concluyen los investigadores.