SANTIAGO REGISTRÓ ESTE INVIERNO LA MEJOR CALIDAD DEL AIRE EN LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS

Según el último reporte del Ministerio del Medio Ambiente, las cuarentenas declaradas debido a la pandemia del COVID-19 -que bajaron drásticamente la movilidad en la capital- y la consecuente mayor ventilación de la cuenca, son los dos factores clave que este año explican el descenso en los niveles de contaminación por Material Particulado Fino (MP 2.5) en la Región Metropolitana, respecto de las dos décadas anteriores, en contraposición a la situación de regiones, donde se alcanzaron cifras críticas.

De acuerdo al balance, la capital registró este invierno 15 alertas ambientales y dos premergencias por MP 2.5, el contaminante más dañino presente en el aire. Al observar cifras desde el 2000 en adelante (año desde que hay registros disponibles para el contaminante MP 2.5) se trata del invierno con mejores índices de calidad del aire. Diego Riveaux, Secretario Regional Ministerial de Medio Ambiente de la Región Metropolitana, explicó que entre los factores que pesaron para esta baja en la carga de smog están “las cuarentenas, que llevaron a que hubiera menor circulación de transporte, y la detención de algunas industrias”. Agregó también que se trata de los mejores niveles si se analiza la década entre 1989 y 2000, aunque en ese periodo no hay registros oficiales de medición de MP 2.5, ya que en ese tiempo el monitoreo se enfocaba en Material Particulado Grueso (MP 10). También destacó que las dos preemergencias registradas en 2020 se dieron luego de protestas el 15 de julio pasado, donde se quemó un bus y hubo barricadas en distintos puntos de Santiago. “De no mediar eso, quizás no hubiéramos tenido episodios este año”, dijo. Otro factor importante fueron las intensas precipitaciones caídas durante julio, que provocaron una mayor ventilación de la cuenca.

En cuanto al uso de leña en la Región Metropolitana, el Seremi también añadió que este año se espera el recambio de 3.500 calefactores en comunas rurales, labor realizada por empresas privadas que emiten material particulado, las que tienen la obligación de financiar la compra de equipos en distintas comunas, para compensar sus emisiones. Por su parte, Patricio Pérez, investigador en descontaminación de la Universidad de Santiago, indicó que “Me parece que los buenos números de este año se deben a la situación de confinamiento, y el próximo invierno volveremos a tener un empeoramiento de las condiciones. También vemos que el factor del transporte incluye más de lo que creíamos en cómo están las condiciones y hasta ahora lo habíamos subestimado”.

Leave a comment